Image

Con la llegada del invierno es necesario preparar nuestros sistemas de aire comprimido para hacer frente al frío. Un mantenimiento y una climatización deficientes pueden deteriorar los equipos: aparición de óxido, mal funcionamiento de los componentes internos, merma de la eficiencia energética, etc.

Por eso, os proponemos algunas buenas prácticas para acondicionar la sala del compresor y mantener las máquinas en perfecto estado para el invierno:

    1. Llevar al día el mantenimiento
      1. Inspecciona los desagües de la sala del compresor y del resto de instalaciones en busca de obstrucciones u obstáculos.
      2. Localica y repara todas las fugas de aire. Incluso la fuga más pequeña, puede ocasionar una gran pérdida de recursos. Identificar y reparar las fugas también aumentará la eficiencia de la instalación a largo plazo.
      3. Verifica si hay algún filtro obstruido. Si el aire comprimido no se filtra correctamente las caídas de presión serán más frecuentes y aumentará el riesgo de contaminación del producto.
    2. Climatiza las instalaciones de aire
      1. Verifica el estado de la impermeabilización de la sala del compresor y remplaza aquellas áreas que estén desgastadas o que ya no funcionen correctamente.
      2. Comprueba los drenajes y las aberturas de entrada de aire para prevenir posibles inundaciones en caso de temporal.
      3. Anota en un calendario cuándo compruebas el estado de la climatización. Recomendamos realizar este repaso dos veces al año, a finales del otoño y de primavera, para que el sistema esté a punto cuando lleguen las altas y las bajas temperaturas.

    3. Preserva el calor en la sala del compresores

    1. La ventilación de la sala del compresor es muy importante durante los meses de verano, pero en las temporadas frías es conveniente mantener cerrados los ventiladores, escapes y demás elementos del sistema de ventilación.
    2. La sala del compresor debe mantenerse a una temperatura por encima de los cero grados, solo así se garantiza la eficiencia del equipo. La temperatura ambiente de los compresores industriales debe ser de, al menos, 7ºC.

4. Invierte en la recuperación de calor

Un sistema de recuperación de calor puede compensar los costes de producir agua caliente para las duchas o equipos de limpieza, o los costes de utilizar aire caliente en espacios de trabajo, almacenes o áreas de carga y descarga.

En Macroinsa ofrecemos el servicio de mantenimiento de tu sala de compresores para que, de manera periódica, puedas tener tus equipos en perfecto estado y funcionando al 100%.

Contacta con nosotros

Image

A Pasaxe, 34 – Vincios – 36316 Gondomar (Pontevedra)

Teléfono: (+34) 986 467 014

E-mail: info@macroinsa.com